miércoles, 25 de marzo de 2015

El libro como recurso terapéutico

Existe una inclinación humana a identificarse con los personajes, incluso con personas reales, a través de las expresiones del arte y la literatura. Este hecho facilita que el libro se convierta en una experiencia de intimidad en la que el lector a través del libro abona el terreno de la autoexploración psicológica. Leer, por tanto, ayuda a descubrir e identificar emociones. Con respecto al lector infantil, a través del cuento el niño también puede ver reflejada su situación e identificarse con el protagonista de la historia. De esta manera puede reconocer los sentimientos que están implicados en el desarrollo del relato y puede descubrir en él sentidos que le aclaren su propia situación. Es decir, el libro se convierte en un recurso terapéutico para el niño, y también para el adulto, que puede encontrar en la lectura una manera de explicar situaciones conflictivas para las que a veces es difícil encontrar las palabras. A través de los libros de cuentos, álbumes ilustrados, cómics, poemarios, etcétera, es posible encontrar infinidad de oportunidades y mensajes para orientar a los más pequeños ante situaciones complicadas. Son cuentos y otras historias ilustradas que hablan de miedos, tristeza por una enfermedad, o pérdida. Relatos sencillos que a través de las imágenes y/o de los textos, consiguen conectar con el lector. Por: Soraya Herráez y Rebeca Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario